Continuidad TI

La gestión del riesgo requiere conciencia del riesgo por parte de los ejecutivos corporativos senior, un claro entendimiento del apetito de la empresa por el riesgo, entendiendo el cumplimiento de los requerimientos, la transparencia acerca de riesgos significativos para la empresa y el encajamiento de las responsabilidades de administración del riesgo en la organización.

Nuestro objetivo es impedir que una interrupción de servicios imprevista y grave tenga grandes consecuencias para el negocio. Estas interrupciones podrían venir derivadas no solo de fallos en la infraestructura de TI (virus, ataques de denegación de servicio), sino también por desastres naturales (inundaciones, fuego, terremotos, huelgas o agitación social).

Nuestro servicio está alineado a las mejores prácticas ITIL y a los requerimientos de la norma ISO 20000 y cubre:

 Tareas proactivas que ayudan a las organizaciones a buscar medidas que impidan o minimicen las consecuencias de una grave interrupción de servicio.
 Tareas reactivas que establecen las políticas y procedimientos necesarios para reanudar el servicio tan pronto sea posible.

Para aquellos servicios que afecten significativamente al negocio desde los primeros instantes de la indisponibilidad, implementaremos una estrategia de reducción de riesgos que permita:

 Identificar los riesgos que pueden afectar a los servicios, analizando el impacto que
tendría cada riesgo para cada servicio.
 Conocer las amenazas que pueden hacer que el riesgo se materialice, identificando la probabilidad de que dicha amenaza se convierta en realidad.
 Proponer y ejecutar acciones mitigadoras para disminuir el impacto de los riesgos, disminuir la probabilidad de las amenazas o consolidar el estado actual.

Con nuestra integración de la Gestión de la Continuidad junto con el resto de procesos ITSM, será posible automatizar el control de tiempos de restauración, visualizar en la CMDB los impactos y dependencias de recuperación, contar con acuerdos de niveles de servicio específicos durante los periodos de contingencia, lo que permitirá mantener informados a los técnicos de soporte ante posibles estados de emergencia, etc.