Arquitectura Empresarial

Transformación de los negocios.

Proveer de consultoría y apoyo a las organizaciones con diseños que ayuden a los arquitectos de empresas y colaboradores de negocios a tener una representación digital de sus empresas,  estrategias, objetivos, procesos  y recursos, son los objetivos centrales de esta práctica, que permite a los ejecutivos a cargo de la transformación del negocio y de TI, prever el impacto de sus decisiones, y planear las acciones correctas, en el momento adecuado, basados en resultados viables.

La creciente velocidad del cambio en los negocios – que incluye y se ha acrecentado con la evolución digital-  requiere mejoras continuas en la arquitectura empresarial, para proporcionar mayor desempeño de negocios, y soporte a la transformación de las empresas.

Nuestras soluciones de arquitectura empresarial, usan una metodología probada en estándares de Arquitectura Empresarial basada en las mejores prácticas expuestas por organizaciones de la industria y organismos de normalización. Lo anterior, conlleva a alinear las TI con el negocio, al desplegar la estrategia con los procesos de cambio creando sinergias entre las hojas de ruta de TI y la empresa.

Tres objetivos básicos para la implementación de esta práctica.

Agilizar y Mapear

Proporcionamos a los negocios las herramientas que necesitan, para obtener una visión completa de su organización ayudándolos a diseñar e implementar sistemas de TI ágiles, con procesos de negocio mas eficaces alineados con sus estrategias.

Toma de decisiones.

Apoyamos en el diseño y construcción de planes de transición, priorizando acciones específicas, ágiles con capacidad de reacción, para enfrentar y vencer los nuevos desafíos del negocio.

Agregar valor al negocio.

La Disponibilidad de la información es esencial para entender cómo las cargas de trabajo y las dependencias, se deben adaptar dentro como fuera de su organización.

La visión de TI indica cómo su sistema de información debe cambiar para satisfacer las necesidades de negocios, y proporcionar valor real a los productos, servicios, clientes y colaboradores.

Una visión de riesgo y control, le permite tomar en cuenta los activos de su empresa y la capacidad de inversión.